> Recetas > Caracoles en salsa cremosa

Caracoles en salsa cremosa

Caracoles en salsa cremosa
  • 8 DIENTES DE AJO,
  • 20 CARACOLES PETIT GRIS,
  • 30 G DE MANTEQUILLA,
  • 40 G DE CREMA,
  • 1 CUCHARADITA DE AVELLANA PELADA,
  • SAL, PIMIENTA AL GUSTO

La cocina europea no se limita a ingredientes monótonos. Prácticamente todo lo que la naturaleza les da a los chefs europeos, participa en la creación de platos magníficos y exquisitos. Los caracoles son una prueba directa de esto. Los chefs experimentados agregaron una variedad de hierbas y especias a Helix Pomatia en busca de sabores nuevos y únicos. Crearon un escargot magnífico que conquistó no sólo a los europeos, sino también a los gourmets de todo el mundo y se convirtió en la tarjeta de presentación de la gastronomía francesa. Pero no sólo la varidad de ingredientes es tan grande, sino también la variedad de platos nos asombra con su número.

 

Caracoles en salsa cremosa

En esta receta, el delicado sabor de los moluscos se enfatiza por las notas lechosas de crema y el aroma de avellana. Este plato es perfecto para el papel de un aperitivo o un entremés ligero para el vino blanco. Sus invitados apreciarán la agradable combinación de ingredientes y la bella presentación de este plato. Ud. necesitará sólo 20 minutos para preparar este plato para 4 personas. Use los siguientes productos para prepararlo:caracoles-en-salsa-cremosa

  • 8 dientes de ajo,
  • 20 caracoles petit gris,
  • 30 g de mantequilla,
  • 40 g de crema,
  • 1 cucharadita de avellana pelada,
  • sal, pimienta al gusto.

 

 

Primero, seque las avellanas en una sartén. Hay que enfriarlos y picarlos a la consistencia del polvo. Pele los dientes de ajo. Sumérjalos en una olla pequeña con agua hirviendo. Deje el ajo por un minuto, luego drene el agua. Repita este procedimiento dos veces, cada vez cambiando el agua. Hierva la crema en una olla. Agregue a ellos el ajo blanqueado, la sal, la pimienta y hiérvalos durante dos minutos, revolviendo constantemente.

caracoles-en-salsa-cremosaLuego bata la salsa con una batidora o licuadora y colóquela en un lugar cálido para que no se enfríe. Retire del tarro los moluscos y séquelos en una toalla de papel. Derrita la mantequilla en una sartén y ponga la carne de los caracoles allí. Es necesario freírlos por tres minutos. No olvide revolverlos. A continuación, agregue sal, pimienta y avellanas picadas. Revuelve bien. Ensarte los caracoles en brochetas de madera, dividiéndolos en porciones iguales. Vierta la salsa de ajo y crema para los caracoles en los vasos pequeños del mismo tamaño. Ponga en cada vaso una brocheta con caracoles y sírvalo en una forma caliente. Buen provecho.Esta es una receta muy conveniente y rápida que le ayudará a complacer a invitados inesperados.

Un pedido rápido

Para hacer un pedido rápidamente, seleccione el producto y complete el formulario de contacto